Headline news

Testimonio de Ana M.: autismo

Thursday 29 September 2016

Ana M. acude a mi consulta por el autismo de hijo Víctor cuando él ya ha cumplido los 26 años. Ana ha luchado muy fuerte por su hijo, y ha probado todo tipo de tratamientos alternativos para sanarlo, y gracias a ello, su hijo ha evolucionado muy positivamente a lo largo del tiempo.
La puesta en práctica de la dieta GAPS le introduce todavía más mejoras que satisfacen mucho a Ana. 
A continuación os transmito su testimonio.
 

"Víctor fue diagnosticado de Autismo  poco antes de cumplir los 4 años.  Tenía un comportamiento bastante complicado que derivó en una agresividad importante. A los 8 años tuvo incluso que recibir medicación “ansiolíticos”, sinogan, meleril, haloperidol, tranxilium …en altas  dosis. Pero  ni con la medicación, conseguimos  disminuir sus ataques de agresividad, autolesiones etc.
A primeros del año 1998,  con poco más de  10 años comenzó una dieta exenta de glúten , lácteos, soja, azúcar y otros  52 alimentos a los que resultó intolerante.  La dieta fue  un éxito y en poco menos  de una semana su comportamiento cambió completamente.  Poco a poco se le fue bajando la medicación que tomaba desde hacía 2 años, y en unos 3 meses ya  la dejó completamente. 
Además del comportamiento tan violento, también mejoró su estreñimiento que padecía desde muy bebé.
Se le hicieron analíticas  para valorar los  metales, y sorprendentemente aparecieron muy elevados  sobre todo el  mercurio,  también plomo, aluminio y arsénico entre otros.
En otras pruebas se determinaba falta de flora beneficiosa, candidiasis,   permeabilidad intestinal y otros trastornos intestinales.
Más adelante fue diagnosticado de una enfermedad mitocondrial, con afectación del complejo IV de la cadena respiratoria mitocondrial  (Citodromo C Oxidaxa).
Otra prueba genética también reveló  un déficit del sistema defensivo enzimático  GSTM1. Un déficit genético en los mecanismos de protección de la Glutation Transferasa M1. Esta sustancia tiene  un papel esencial en el mecanismo de desintoxicación de nuestro cuerpo y en Víctor no funciona. Por lo cual los químicos y sustancias perjudiciales no  puede eliminarnos  de su organismo, especialmente metales pesados como el mercurio.
A pesar de haberse mantenido las mejorías durante esos años, y aunque no era lo más preocupante,  Víctor  apenas ganaba peso, a pesar de que su dieta era muy  equilibrada y comia bastante cantidad.  Desde los 14 años utilizaba la misma talla de pantalón. Ya tenía 24 años y era complicado encontrar pantalones para él.  Los pantalones que le iban bien de cintura eran los de  tallas para niño,  pero  eran  demasiado cortos para él. 
A principios del año 2013  comenzó una nueva dieta. La dieta GAPS.  Su dieta era muy alta en grasas y proteínas (huevos, carnes, aceite de coco, semillas, frutos secos), también  tomaba muchas de las verduras permitidas y  algunas frutas, pero sobre todo muy baja en carbohidratos.
Lo que más nos sorprendió es que en pocos meses empezó a ganar peso. Subió dos tallas de ropa en poco tiempo.
Otro dato importante fue el cambio en las pruebas celulares. Desde hacía varios años le hacíamos una analítica, donde se podía observar  a través del microscopio entre otras cosas la forma irregular  que tenían sus células, fragilidad de las membranas celulares y también ensuciamiento intestinal en el líquido intersticial  que bañan  las células.
Pues bien en la siguiente revisión  en marzo del año 2015 después de estar haciendo la dieta GAPS,  hubo un cambio drástico en la prueba celular. Las células prácticamente habían recuperado su forma y las membranas celulares ya no estaban frágiles.
Según me informo el doctor,  las membranas celulares están compuestas de fosfolípidos, colesterol, proteínas……, justo lo que recibía en su dieta.  Al parecer su intestino ahora absorbía mejor y enseguida se reflejó en ese aumento de peso.
También creo que  pudo ayudar los tratamientos de glutatión endovenoso que estuvo recibiendo,  pero sinceramente la dieta creo que fue determinante. "
 

More about: testimonio , autismo , gaps
Comments
  1. Cristina ( 19/10/2016 02:02:27 )
    Me alegro mucho por él y su familia, especialmente quien más lucha normalmente en estos casos: la madre.  Quisiera comentar por si les sirve, que muchas cosas que salen en el texto del testimonio las había investigado hace tiempo por internet y extrañamente casi todas, si se investiga en detalle, llevan al mercurio.  Este afecta negativamente al glutation y así impide eliminar otros químicos del cuerpo, no sólo el mercurio mismo.  Otra cosa es que parte del que se elimina es a través del intestino y por culpa de las bacterias en él se hace mercurio más pequeño (degradado?) y fácil de asimilar de nuevo.  Pero eso no sé si se limita a las bacterias "malas" o también lo harían las bacterias buenas para nosotros.
    Al parecer, lo único capaz de sacar el mercurio acumulado en el cerebro es el cilantro, también llamado culantro, perejil chino o en Japón lo llaman pakuchi.  Lo que me gusta es que no es un suplemento ni nada complicado, sólo un poco amargo, pero siguiendo recetas tradicionales queda muy bien.  En Latinoamerica hay muchas.  De Venezuela muchas sopas riquísimas.  Yo lo hago en forma de pesto, usando la mitad albahaca, así añado el ajo, poco, porque también parece que el selenio que contienen ajo y cebolla se mezcla con el mercurio y lo convierte en algo no toxico.  Si no se puede sacar fácil del cuerpo, es bueno neutralizarlo.  Como mi hija no puede comer queso ni pistachos ni merey, lo hago con almendras y a veces sesamo molido. 
    Otra cosa que quiero comentar es que mi hija mejoró mucho una temporada que le daba toda la comida orgánica y en su arroz y ensaladas añadía aceite de linaza crudo, lo cual da mucho omega 3.  Esa temporada ella mejoró mucho en el habla, pero tuve que dejarlo por el precio que tenian la comida orgánica y ese aceite en esa época.  Empiezan a bajar y estoy pensando volver a ello.
    Suerte y que Dios les cuide.
Your email will not be disclosed anywhere
Antispam Control


Latest News