Headline news

La fruta

Wednesday 20 August 2014

En verano la fruta es muy apetecible: es refrescante, dulce y es una sana opción para las meriendas y desayunos. Aportan valiosas vitaminas, minerales, son antioxidantes y desintoxicantes, ayudan a regular el tránsito intestinal, etc.
Es un alimento fantástico, pero muchas personas pueden experimentar ciertos malestares e incluso desórdenes gastro-intestinales más serios al tomar fruta; se puede sufrir una intolerancia o alergias a ciertas frutas.
Hay también numerosas dudas respecto a cómo tomarlas: con piel o sin piel, antes o después de comer, en zumo o enteras, etc.
 

… en su justo punto de maduración

La fruta debe comerse en su punto de maduración, ni demasiado verde ni demasiado madura. Se reconoce cuando ha llegado a su punto cuando desprende su máximo perfume. Se puede sentir este magnífico olor fácilmente si la fruta está a temperatura ambiente.
Cuando está verde su contenido en hidratos de carbono complejos es superior. A medida que se va madurando, estos carbohidratos se convierten en azúcares, mucho más digestibles.
En el punto de maduración, la cantidad de lactobacilos es máxima, y la digestibilidad es mayor.
Cuando la fruta está demasiado madura, los hongos empiezan la descomposición, y aparecen visibles encima de la piel las manchas de hongos. El olor que desprende empieza a ser levemente alcohólico, debido al efecto de los hongos.
 

… malas combinaciones


La fruta es el alimento que se digiere más rápidamente, en unos 30 minutos, ya que contiene un alto porcentaje de agua, la fructosa no requiere digestión sino que se absorbe directamente y únicamente hace falta digerir la fibra. 
Según Herbert Shelton, creador de la dieta de las combinaciones alimentarias o régimen disociado, no se puede tomar en la misma comida la fruta, hidratos de carbono y proteínas. Estos tres productos deben comerse por separado. La explicación dada es que el ácido que contiene la mayoría de las frutas impide la acción de las amilasas, las enzimas que digieren los almidones o hidratos de carbono. Los azúcares de la fruta inhiben también la secreción del ácido gástrico, entorpeciendo también la digestión de las proteinas. Y la digestión de la fruta se hace más lenta debido a que debe “esperar” a que se realice la digestión de estos otros productos en el estómago, tiempo durante el cual puede empezar a experimentar fermentaciones.
Así que debe tomarse separadamente al resto de alimentos: carbohidratos, proteínas, grasas, etc.
Así que el muesli, el pan con uvas pasas, el pato a la naranja, el melón con jamón, etc., no son muy buena idea.
Las frutas aceptan combinaciones con miel y con frutos secos (almendras, nueces, avellanas, piñones, etc).
 

… las particularmente problemáticas


Algunas frutas pueden causar muchos problemas a ciertas personas, sobretodo si su flora intestinal se encuentra desequilibrada.

1.- Frutos secos
Las almendras, avellanas, anacardos, piñones, nueces, etc., contienen numerosos anti-nutrientes, substancias que impiden la correcta digestión de los alimentos y la absorción de los nutrientes. Por ello, se recomienda prepararlos previamente de forma tradicional.
Además, las personas con problemas de intolerancias o alergias alimentarias suelen ser propensas a serlo a los frutos secos.

2.- Banana y plátano
La banana y el plátano llegan de países tropicales. Se recolectan cuando todavía están verdes y para que no se estropeen durante el viaje suelen ser tratados con productos químicos para su conservación. Cuando llegan al destino, son tratados de nuevo con el gas etileno para provocar su maduración.
Además, según Mosseri, de la dieta higiene natural, los plátanos contienen de forma natural una substancia tóxica en la piel, la cual es utilizada como droga. Esta substancia permanece en pequeñas cantidades en la superficie del plátano también, de forma que las personas más sensibles que no pueden neutralizar esta substancia pueden experimentar problemas al consumir los plátanos.

3.- Albaricoque y ciruela
Al igual que las bananas, estas frutas también contienen substancias tóxicas y algunas personas pueden sufrir problemas intestinales cuando las consumen.. Es por ello que las ciruelas se utilizan como laxantes.

4.- Cítricos
La mayoría de frutas contiene un poco de acidez, pero los cítricos tienen una acidez extrema. El cuerpo necesita compensar esta acidez durante su digestión a nivel intestinal con substancias alcalinas existentes en el cuerpo. Una vez neutralizadas, las frutas siempre aportan a nivel sanguíneo gran cantidad de minerales alcalinizantes que compensan la pérdida durante la digestión. Pero si la digestión de dichas frutas no se ha realizado correctamente, por diferentes motivos, entonces el balance global es una acidificación, y por lo tanto, una pérdida de minerales en el cuerpo. Esto es lo que suele suceder a las personas que abusan de la fruta.

5.- Frutos tropicales
La fruta tropical, como el mango, piña, papaya, etc., al igual que la banana, se recogen verdes y son tratados con productos químicos para resistir el largo viaje desde el país productor. 
Además, la mayoría son muy ácidos, así que corren el mismo peligro de acidificación como los cítricos.
También existe el problema añadido de que las personas que no proceden de países tropicales no están adaptados a este tipo de alimentos, es decir, su sistema enzimático difícilmente contiene las enzimas para digerir estas frutas.

6.- Tomate
El tomate es considerado también como una fruta, también muy ácida. Es una de las pocas frutas, junto con el aguacate y el limón, que acepta ser combinada con las ensaladas sin ningún problema.

7.- Fruta seca
La fruta seca, como los dátiles, orejones, higos, ciruelas y uvas pasas, contienen una cantidad de azúcares mucho mayor que la fruta fresca. Algunas personas que tienen una disbiosis intestinal, con proliferación de levaduras o candidosis, deben evitar la fruta seca. En cualquier caso, cuando no se tolera bien la fruta seca, se va a padecer flautulencia y distensión de vientre.
Seleccionar la fruta que ha sido secada al sol y que no contenga dióxido de azufre u otros aditivos. La fruta que ha sido secada por deshidratación artificial (evaporación al calor) es normalmente bañada en dióxido de azufre para evitar que se oscurezca. Las uvas pasas de color dorado y cualquier fruta seca de color claro ha sido tratada con dióxido de azufre. Casi toda la fruta seca es tratada durante el almacenamiento o transporte. Los conservantes no son necesarios en estos productos, pero a veces le ponen ácido sórbico y añaden jarabe de glucosa o miel para evitar que se sequen más. 
 

Enteras, zumo, smoothie, cocidas…?


Tomar las frutas enteras, en zumos o en smoothies tiene diferentes efectos. Los zumos contienen vitaminas, minerales y azúcares de forma más concentrada que las frutas enteras, con lo que se puede ingerir más cantidad de estos nutrientes.Y al no contener fibra, las personas que no toleran la fibra pueden beneficiarse de las frutas de esta forma. Los zumos se pueden considerar un medicamento, el cual puede tener efectos terapéuticos y ser beneficioso durante un cierto tiempo, pero la fibra es necesaria, así que yo aconsejo que por regla general, es mejor tomar la fruta entera.
Los smoothies contienen los mismos nutrientes que la fruta entera, pero triturados, así que al tomar smoothies no se realiza la primera fase de la digestión, que es la masticación y la salivación. La saliva contiene preciosas enzimas las cuales empiezan la primera fase de la digestión. Y aunque estas enzymas son principalmente amilasas y lipasas para digerir los hidratos de carbono y los lípidos, ciertas frutas también contienen cierta cantidad de estos nutrientes.
Respecto al hecho de cocer las frutas, se gana en digestibilidad y se inhiben ciertas substancias de la fruta que pueden ser ofensivas a algunas personas y crear alergias o intolerancias. Pero también se destruyen importantes vitaminas y enzymas. Así que en general, si se toleran bien, es mejor tomar la fruta entera y cruda, tal y como la naturaleza nos la entrega. Los zumos y los smoothies se pueden tomar, si se toleran, de forma esporádica, como capricho, o bien, con fines terapéuticos, temporalmente.
 

… con piel o sin piel?


La piel contiene numerosos nutrientes, sobretodo vitaminas, pero también substancias tóxicas para los insectos y otros depredadores. Esto es debido a que debe proteger al fruto que hay dentro de las agresiones de estos depredadores y de las inclemencias del tiempo. Así que para las personas sensibles, la piel puede ser un gran problema.
En la piel se acumulan también los pesticidas a los que la fruta ha sido sometida.
Además, la piel no se digiere, sino que se expulsa en las heces. Así que los valiosos nutrientes que contiene no son aprovechados. 
Una vez la fruta ha sido pelada, se ha de comer sin tardar, ya que entonces pierde nutrientes y se oxida rápidamente, aunque se ponga en la nevera.
 

… local y de temporada


Las frutas que han de ser transportadas largas distancias son recogidas verdes y a menudo tratadas con productos químicos para conservarlas. Es mejor consumir frutas de producción local. 
Aunque ahora se dispone de la mayoría de frutas durante todo el año, esto no es lo que la naturaleza nos ofrece. La naturaleza ofrece la fruta que se adapta mejor a las necesidades de cada temporada: cítricos en invierno ricos en vitamina C, fruta acuosa en verano para aumentar el aporte hídrico, bayas en primavera para ayudar a la desintoxicación después del invierno, etc.
Tomar una misma fruta durante todo el año puede crear intolerancias, además de ser anti-natural.
 

… intolerancia y alergias


Cuando existe una intolerancia a todas las frutas es, normalmente, porque hay una intolerancia a la fructosa. Como explicaba en este artículo, la fructosa se absorbe directamente en el intestino delgado, no requiere ninguna digestión. Así que si existe una intolerancia a la fructosa es debido a que hay una proliferación bacteriana en el intestino delgado. Tratando esta disbiosis intestinal, a través de un tratamiento nutricional, dicha intolerancia suele desaparecer. 
La alergia a ciertas frutas, como las fresas y otras bayas, se debe a que existe una permeabilidad intestinal aumentada (leaky gut en inglés). Al tratar esta condición del intestino, las alergias suelen desaparecer.

En resumen:

Es mejor tomar la fruta entera, en su punto justo de maduración, sin piel, local y de temporada. Si experimenta molestias al tomar fruta, pruebe de tomarla sola, como máximo con frutos secos. 
La fruta es un alimento muy importante. Si existe una intolerancia es debido a que existe disbiosis intestinal, la cual provoca una intolerancia a la fructosa. Y las alergias son debidas al síndrome del intestino permeable. Estos desórdenes intestinales puedes ser tratados y solucionados.

Bibliografía:


“Food Combining made Easy”, Herbert M. Shelton
“La Nourriture idéale et les combinaisons simplifiées”, Albert Mosséri

More about: fruta
Comments
Your email will not be disclosed anywhere
Antispam Control


Latest News