La dieta GAPS


Las siglas GAPS vienen del inglés “Gut and Psychology Syndrome” (Síndrome del Intestino y la psicología). Se base en la idea que las enfermedades psicológicas tienen como origen un desarreglo intestinal. De forma muy resumida, las neurotoxinas producidas por una flora bacteriana desequilibrada son las principales responsables de un cerebro que no funciona correctamente. Después se le añade también el déficit en nutrientes a causa de una mala digestión y absorción de los alimentos (proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas y minerales).

La dieta GAPS fue desarrollada por la Dra. Natasha Campbell-McBride MD, MMedSci (Neurología), MMedSci (Nutritción) en 2004, la cual, después de haber curado a su hijo autista ha ayudado también a centenares de niños con enfermedades neurológicas y psiquiátricas a restablecerse, como el autismo, la epilepsia, la esquizofrenia, la hiperactividad y déficit de atención, la depresión, los desórdenes de la alimentación, la dislexia y dispraxia, el desorden bipolar, entre otros.

La Dra. Campbell descubrió con el tiempo que su dieta cura también las enfermedades fisiológicas: alergias, asma, dermatitis, psoriasis, intolerancias y alergias alimentarias, migrañas, fibromialgia, artritis, esclerosis múltiple, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, desórdenes endocrinianos, etc., y  por supuesto, los desórdenes gastro-intestinales; es el “Gut and Physiology Syndrome”. Ya que cuando el sistema digestivo no funciona correctamente todos los otros sistemas del cuerpo sufren las consecuencias.

La dieta está basada en la eliminación de todos los cereales (incluido el arroz, quinoa, trigo serraceno, etc) y los azúcares. Es necesario hacer una cocina natural y casera. La terapéutica para reparar el intestino está basada en los alimentos fermentados (vegetales y lácticos), las buenas grasas, los alimentos ricos en colágeno y los complementos alimentarios. Se procede muy lentamente a la desintoxicación del organismo con la ayuda del “juicing”, los baños y la hidroterapia de colon, y, cuando la persona está preparada, se  puede estudiar una posible desintoxicación de los metales pesados si es todavía necesario. También existen ciertas precauciones a seguir en la vida cotidiana como evitar en la medida de lo posible los tóxicos que nos rodean.

Cómo se procede en las consultas